Home

En Querétaro desarrollan sistema que facilita cirugías


 

QUERÉTARO, QUERÉTARO (04/FEB/2014).-Especialistas y estudiantes universitarios desarrollan un sistema de neuronavegación que facilite el trabajo quirúrgico de invasión mínima, informó Saúl Tovar Arriaga, maestro de la Facultad de Informática de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ)
 
Explicó que para ello se cuenta con una cámara especializada que funciona a través de técnicas computacionales, las cuales permiten hacer el registro de imágenes de un modelo real.
 
Dijo que dichas imágenes se obtienen de una tomografía computarizada, a partir de las cuales, se construye un modelo virtual del cráneo para que éste pueda visualizarse en una pantalla, al igual que la posición en que se encuentran las herramientas quirúrgicas, que previamente se calibran a precisión submilimétrica.
 
"El registro de imágenes hace que estos dos modelos, el real y el virtual, coincidan. El software de visualización que hicimos puede ser utilizado en muchos tipos de operaciones quirúrgicas que son de invasión mínima, es decir, en las que se hacen incisiones pequeñas y por esos orificios se introducen los instrumentos", explicó.
 
Los universitarios que colaboran en este proyecto buscan que el neuronavegador le permita conocer al cirujano cuál es la posición exacta en que se encuentran las herramientas quirúrgicas, debido a que en esos procedimientos la visión es limitada.
 
"Este sistema de navegación se puede comparar con un Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés), nada más que en el GPS se tiene un mapa", refirió el académico.
 
En el caso del neuronavegador, se tiene un atlas con las imágenes tridimensionales del cuerpo, que se obtienen con una tomografía y se navega con material quirúrgico.
 
Tovar Arriaga destacó que se trata de una iniciativa multidisciplinaria en la que confluyen la medicina, computación, matemáticas, física, electrónica, entre otras ciencias, por lo que puso énfasis en la necesidad del trabajo entre varias facultades de la UAQ.
 

 

CRÉDITOS: EFE