Home

Inauguran laboratorio de enfermedades emergentes


CIUDAD DE MÉXICO (13/MAY/2010).- La urgencia de establecer mejores mecanismos de análisis y diagnóstico para la toma de decisiones sobre las enfermedades emergentes como en el caso del virus de la influenza AH1N1 que se presentó hace un año ha llevado establecer un sistema de vigilancia epidemiológica. En este sentido, el Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados (Cinvestav) inauguró el Laboratorio de Bioseguridad para el Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Emergentes (BSL-2) en la Ciudad de México, con el que la institución pretende hacer la tipificación molecular del virus de la influenza AH1N1; así como la elaboración de vacunas y fortalecer la formación de capital científico nacional. El BSL-2 forma parte del Centro de Diagnóstico y Vigilancia Epidemiológica del Distrito Federal (CDE-DF), coordinado por el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal (ICyTDF). Cabe mencionar que a esta red de trabajo también pertenecen el laboratorio de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y una próxima instalación a inaugurarse en el Hospital General “Ajusco Medio”. De acuerdo con el doctor José Tapia Ramírez, director del Laboratorio de Bioseguridad del Cinvestav, en estas instalaciones podrán procesar de 30 a mil 500 muestras al mismo tiempo; proceso que requerirá sólo dos horas. Sin embargo, aclaro que la secuenciación de un agente llevaría uno o dos días, en función del genoma del virus. “En el caso de la influenza (AH1N1) hay dos genes que se monitorean de manera muy frecuente: el gen HN de magnitinina y el de la neuradimidasa. “Pueden obtenerse en cuatro horas; por lo que en un día se tendrá la secuenciación completa”, señaló. Por otro lado, Tapia Ramírez adelantó que en el BSL-2 tienen dos proyectos en puerta, el desarrollo de vacunas contra la rabia y distemper o moquillo; además una vacuna atenuada del virus del síndrome respiratorio y reproductivo porcino. Las instalaciones cuentan con una superficie de 110 metros cuadrados dividida en seis áreas: inactivación viral, extracción y manipulación de muestras, ensamble de ejemplares, preparación de reactivos, colocación de control positivo y amplificación RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real o ampliación del AND). Durante la inauguración del Laboratorio de Bioseguridad, el secretario de Salud del Gobierno del Distrito Federal, Armando Ahued Ortega, comentó que en los meses de la emergencia sanitaria por el virus AH1N1, las instituciones sanitarias vieron rebasadas sus capacidades. Dado que las cepas del virus de la República Mexicana llegaban al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE), por lo que fue necesario buscar el apoyo del Instituyo Politécnico Nacional (IPN) y el Cinvestav para analizarlas. De esa situación, aseguró, surgió la idea de establecer una red de laboratorios de diagnóstico que les permitiera enfrentar futuras situaciones. Y destacó la importancia de apoyar la investigación nacional; pero sobre todo en el Distrito Federal; porque en esta ciudad puede presentarse desde la influenza, hasta casos de piojos, entre otras enfermedades (Agencia ID)