Home

El remplazo de prótesis mamarias, una operación por lo general 'sencilla'


PARÍS, FRANCIA (23/DIC/2011).- El cambio de prótesis mamarias, cuando el implante no está dañado, suele ser una operación "sencilla", de una hora aproximadamente y con anestesia general, explica un cirujano de la Sociedad Francesa de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética (SOF.CPRE).

"Si la prótesis no está dañada, lo que sucede en la mayoría de los casos, se abre, se quita la prótesis y el cambio es relativamente sencillo", afirma el doctor Emmanuel Delay.

El Gobierno francés recomendó este viernes retirar "a título preventivo" los implantes mamarios de marca PIP de unas 30 mil mujeres, por uso de un gel inapropiado para el uso médico, aunque aclaró que no hay pruebas de que esas prótesis aumenten el riesgo de cáncer.

Aparte del caso de los implantes PIP defectuosos, una paciente que se ha puesto prótesis mamarias sabe que un día u otro deberá cambiárselas.

La extracción se lleva a cabo por la misma incisión por la que se realizó el implante, ya sea por la vía areolar (en el segmento inferior de la areola), la axilar (hendidura bajo el brazo) o la sub-mamaria (corte en el surco bajo el seno).

Tras el implante, el organismo crea de forma natural una fina membrana llamada "cápsula periprotésica", que aisla el cuerpo extraño de los tejidos de alrededor.

Cuando se retira una prótesis, se puede conservar esta cápsula si está "totalmente sana", pero si contiene silicona, en caso de que haya habido una fisura, se debe realizar una "capsulotomía": "Se quita para volver a empezar de cero", precisa el doctor Delay.

Esta membrana natural tiene la ventaja de contener, al menos durante un tiempo, el gel de silicona que haya salido de la prótesis.

Pero, pasado un tiempo, el gel puede alcanzar la membrana y crear un "siliconoma", una "burbuja" de silicona en el seno.

"Esto complica las cosas", destaca el cirujano.

El "carácter irritante" del gel no médico que se utiliza en las prótesis defectuosas puede provocar inflamaciones, dificultando la extracción, advirtió el ministerio francés de Salud.

Denis Boucq, cirujano plástico en Niza (sur de Francia), pone como ejemplo el de una paciente que fue operada "durante dos horas y tres cuartos" el jueves porque sus implantes se habían roto.

CRÉDITOS: AFP