Home

¿Osteoporosis masculina?


 

CIUDAD DE MÉXICO (27/SEP/2011).- Frecuentemente se habla sobre la importancia de que las mujeres mayores de 50 años prevengan la osteoporosis con el consumo de alimentos ricos en calcio, pero… ¿será esta condición exclusiva del género femenino?

 

Según estudios recientes, el año pasado, 9 por ciento de la población masculina mexicana mayor de 50 años presentaba osteoporosis en la columna y seis de cada 10 en la cadera. De acuerdo con la maestra Esperanza Ramírez Pérez, investigadora del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), la pérdida de minerales en los huesos está muy relacionada con el envejecimiento en los hombres; sin embargo, existen factores que predisponen a ello.

 

Entre estas causas se encuentran la disminución en los niveles de testosterona (hormona masculina cuya proporción baja por la andropausia), fumar, ingerir bebidas alcohólicas, tener antecedentes familiares y no realizar actividades físicas. Debido a este mal, los hombres suelen fracturarse cadera, húmero, antebrazos y muñecas; además de tener fracturas  vertebrales que casi no se detectan.

 

Estas fracturas afectan la calidad de vida de los hombres en los aspectos físico, social y mental, pues tienen impacto en su funcionalidad. Estas conclusiones se obtuvieron tras realizar un estudio en hombres de Puebla que fueron diagnosticados con osteoporosis y quienes habían sufrido fracturas vertebrales.

 

La investigadora de este Instituto Nacional de Salud comentó que las fracturas más frecuentes en esta muestra fueron en las vértebras, a nivel lumbar (L1) y torácico (T11), además de encontrar hombres que presentaron más de dos lesiones. Entre estos dos grupos –refirió– encontraron diferencia en los resultados de la percepción de la salud y las funciones física, social y mental, mientras que el dolor se reportó igual para ambos casos.

 

Ramírez Pérez aseguró que para obtener estos resultados se interrogó a los individuos sobre su capacidad de movimiento y el desarrollo de actividades en casa, además de la factibilidad de realizar algún deporte o acudir a eventos sociales. En el ámbito mental, a los sujetos se les preguntó si se sentían cansados durante el día o sólo cuando realizaban alguna actividad y si tenían esperanzas en el futuro; además, de evaluar si presentaban dificultades para relacionarse con otras personas o si depender de otro ser humano representaba un problema, entre otras cuestiones. Asimismo, indicó que la calidad de vida de los hombres se evaluó en función a la edad y al número de fracturas, ya que éstas no afectan de igual manera a los de 50 que a los de 80 años.

 

Por otro lado, afirmó que la osteoporosis es una enfermedad silenciosa, ya que las personas no se dan cuenta que la tienen hasta que se presenta la primera fractura, por lo que la prevención es lo más importante. Por ello, “debe crearse un programa educativo que vaya dirigido a hombres y mujeres, de todas las edades, en el que se les fomente cambiar sus estilos de vida: comer alimentos ricos en calcio y hacer actividad física para fortalecer los huesos; además de evitar el consumo de tabaco y alcohol”, dijo.

 

Cabe señalar que el proyecto se realizó en colaboración con la doctora Patricia Clark, coordinadora del Estudio Latinoamericano de Osteoporosis Vertebral (LAVOS, por sus siglas en inglés) y contó con el financiamiento del Fondo Sectorial de Investigación en Salud y Seguridad Social SSA /IMSS/ISSSTE-Conacyt. 

 

CRÉDITOS: AGENCIA ID