Home

Prevención al nacer


 

GUADALAJARA, JALISCO (15/JUL/2011).- A lo largo de tres años, la Red Nacional para la Prevención de la Discapacidad (Renapred), en conjunto con la empresa líder en servicios de logísticos, mensajerías y envíos DHL y la Secretaría de Salud Pública (SSP) ha logrado disminuir hasta en 90% el tiempo de recolección de por lo menos dos millones de muestras del tamiz neonatal, procedimiento médico que se efectúa actualmente en 18 estados de México, con lo que han sido detectados a tiempo 995 casos de hipotiroidismo congénito.

Anteriormente –como promedio general–, el proceso del tamiz neonatal (entre los estudios, envíos de resultado y diagnóstico) comprendía de 45 a 70 días, actualmente se ha logrado reducir a poco menos de 20 días gracias al vínculo Renapred-DHL-SSP. El tamiz neonatal es un diagnóstico preventivo de suma importancia en el ámbito nacional, ya que de éste depende la prevención de enfermedades relacionadas a la glándula tiroides, como lo es el hipotiroidismo y el retraso mental. Estadísticas otorgadas por Federico Núñez, director de Renapred, aseguran que tres de cada mil niños recién nacidos en México, tienen amplias posibilidades de padecer un problema por hipotiroidismo, enfermedad que destapa el mal funcionamiento de la glándula tiroides o la falta o ausencia de la cantidad suficiente de la hormona tiroidea para satisfacer las necesidades del metabolismo. La glándula tiroides tiene que ver con el proceso de crecimiento corporal, la regeneración celular y la asimilación de ciertas sustancias que el cuerpo requiere para procesar algunas enzimas, entre otras funciones. A través de la prueba del tamiz neonatal, se detecta la falta o ausencia de la glándula tiroides, problema que hasta el momento es imposible detectar durante el embarazo, según explica el director de Renapred. “La prueba debe realizarse entre el día dos y cinco del recién nacido, al cual se le sacan cinco gotas de sangre de la zona del talón y se colocan en una tira reactiva, para ser enviada al Laboratorio Nacional de Salud Pública, en dicho recinto se determina si el niño es sospechoso o no de un mal funcionamiento de la glándula tiroides”. De ser sospecho el caso, el recién nacido es sometido a una segunda prueba para determinar que efectivamente existen complicaciones con la glándula tiroides; de forma inmediata el niño tendrá que iniciar un tratamiento por vida antes de cumplirse los 30 días de nacido, con el fin de equilibrar su funcionamiento tiroideo y evitar el irreversible retraso mental.PARA SABER Desde el 1 de julio inició oficialmente el procedimiento del llamado “tamiz semiampliado”, con el que se podrá detectar oportunamente la fenilcetonuria, galactosemia y la hiperplasia de glándulas suprarrenales, además del hipotiroidismo congénito.

 

CRÉDITOS: IGRA