Home

Insuficiencia renal ¿Cuál es su tratamiento?


CIUDAD DE MÉXICO (21/NOV/2010).- La diabetes es un padecimiento que afecta a todos los sistemas del cuerpo cuando no se tiene control de la glucosa en sangre; uno de los problemas más comunes que sufre el organismo es el mal funcionamiento de los riñones o insuficiencia renal, la cual se puede explicar como la incapacidad de estos órganos para realizar sus funciones básicas, como limpiar la sangre de toxinas, eliminar agua y secretar hormonas como la eritropeyetina (estimula la formación de glóbulos rojos) y la renina (regula los niveles de sal en el cuerpo), además de colaborar en la actividad de la vitamina D (se encarga de graduar los niveles de calcio y fosforo en la sangre). La diabetes es la principal causa de este problema de salud en México, aunque no es sólo por este padecimiento que los riñones pueden perder su función; otras causas frecuentes de esta anomalía son presión arterial alta y afectaciones del órgano, como albuminuria (proteína de la sangre) y el síndrome de Alport (enfermedad genética inflamatoria que afecta estos órganos). Cuando el daño en los riñones es tan grande que ya no pueden realizar su labor, "es necesario tomar medidas adecuadas según sea el caso de cada paciente", comentó el doctor Alfonso Ramos Sánchez, especialista en Nefrología y director de Asuntos Médicos de Baxter, empresa que desarrolla productos médicos como las bolsas para las diálisis y la máquina especial para el tratamiento. Las tres opciones para mejorar su salud que le quedan al paciente con insuficiencia renal, ya sea que viva con diabetes o no, son la diálisis peritoneal, la hemodiálisis y el trasplante de órganos. La diálisis peritoneal es un proceso por el cual se extraen las toxinas que el riñón no elimina mediante el paso de líquido a la cavidad abdominal por medio de un catéter que el médico coloca en el abdomen haciendo una pequeña incisión. El siguiente paso que debe seguirse es la colocación de una bolsa llena de solución que se alojará en el peritoneo (membrana que envuelve la mayor parte de los órganos del abdomen), que ayudará a simular las funciones de los riñones; una vez transcurrido el proceso de aproximadamente cuatro horas, el líquido se retira conectando una bolsa vacía y repitiendo el procedimiento. Este tratamiento ofrece dos modalidades, la primera es manual, donde el paciente puede cambiar las bolsas que contienen el medicamento sin necesidad de una maquina; la solución se cambia cuatro veces al día. El otro tipo de diálisis llamada peritoneal automatizada es cuando la persona que requiere este tratamiento se conecta a una maquina cicladora personal, que simula la función de los riñones; igual que en la manual se coloca un catéter en el abdomen del paciente que no se remueve a menos que exista infección. El tratamiento en este aparato tiene una duración de nueve horas diarias que se recomienda hacer por la noche. La persona con diálisis puede llevar a cabo de manera normal sus actividades durante el día y en la noche sólo tiene que conectarse a la máquina mientras ve la televisión, lava platos o realiza otra labor que no requiera mayor esfuerzo; algo importante que debe mencionarse es que el mismo paciente es quien se encarga de su tratamiento, no es necesario acudir a la clínica o el hospital. Otro punto importante de señalar es que ya no es necesario que el paciente permanezca aislado o que la habitación en la que se hará la diálisis sea blanca y que se prohíba el ingreso de alguien, eso es un mito, mientras el lugar esté limpio y el paciente tenga bueno hábitos de higiene, con eso es más que suficiente, aseguró el doctor Ramos Sánchez. Otra opción en el tratamiento de la insuficiencia renal es la hemodiálisis; en ésta se le coloca a la persona una fístula en el brazo o el cuello de manera permanente, y se conecta en la máquina de hemodiálisis por un tiempo aproximado de entre tres y cuatro horas en dos o tres sesiones a la semana (éstas pueden variar según la necesidad de cada paciente); en este tratamiento la sangre sale del cuerpo de la persona y pasa a la máquina para depurarla de las toxinas que se acumularon. Para el doctor Alfonso Ramos, la mejor opción que existe para quien sufre insuficiencia renal es el trasplante, pero ante la falta de donadores es imposible realizarlo en cada paciente con problemas severos en los riñones. La realidad es que la mayoría de los órganos se reciben de donadores vivos directos, lo que quiere decir que son los familiares de los pacientes quienes ayudan en la mejora de los mismos. "En el caso de los pacientes que tienen diabetes es difícil asegurar que su mejor opción es el trasplante, ya que algunos de ellos no son candidatos debido al mismo padecimiento que sufren, aunque no puedo decir que es imposible que sean trasplantados, mientras la persona tenga bien controlada su glucosa y las condiciones de sus vasos sanguíneos sean idóneas para poder colocar los riñones, el trasplante puede ser todo un éxito", finalizó el doctor Ramos Sánchez. Si bien las tres opciones son buenas para el paciente que vive con diabetes, y le ofrecen una gran calidad de vida, es preciso que cuide su salud y tenga controlados sus niveles de glucosa.